.
.

LA ORDENACIÓN DEL IYAWÓ


En santería, el proceso de ordenación introduce al iyawo a los rituales y misterios de su orisha regente. Nos llega de la tradición oral de la santería, estos secretos se remontan siglos, habiéndose transmitido de una generación a la siguiente. 

El iyawó los recibe de su padrino, como los iniciados en siglos pasados, excepto que los nombres y versos africanos que antes se transmitían verbalmente ahora son minuciosamente manuscritos por el iyawo, trasladando esta tradición oral a un libreto o libretas. Se afirma que las libretas contienen curas para casi todos las enfermedades con la que los individuos pueden ser afligidos.

Tradicionalmente, la preparación para la ordenación en la santería lleva un tiempo aproximado de tres años. Pero dentro de los Estados Unidos el proceso se modificado para que se desarrolle en tan solo tres meses para los hombres y solo unas semanas para las mujeres.

La ceremonia en sí se ha reducido a siete días. Todavía es un proceso largo porque el iyawb debe aprender los secretos de las hierbas por las cuales las enfermedades se pueden curar y aliviar. El costo de la ordenación, según lo determinado por el orisha, puede ser tanto como $5,000; aunque, como en toda religión, hay practicantes sin escrúpulos, algunos de los cuales han cobrado tanto como $45,000.

EL RITUAL DE ASIENTO EN SANTERÍA



El ritual más importante, más secreto y más elaborado de la santería es el asiento, "ascender al trono", la ceremonia a través de la cual el iyawo llega a “nacer de nuevo” en la fe, convirtiéndose de una vez por todas en hijo del orisha que determinó ser su padre. 

Antes del ritual, el individuo es considerado impuro y, por lo tanto, debe "morir" a su antiguo yo. El ritual es un proceso de purificación y adivinación por el cual el converso se vuelve como un recién nacido, hasta el punto de tener que ser bañado y alimentado como un bebé. Se les enseñan los secretos y ritos de su dios, aprenden a hablar a través del oráculos, y son "resucitados" a una nueva vida en la que pueden unir su conciencia con su dios. 

Desde el momento del asiento, el convertido comienza una nueva vida de crecimiento más profundo dentro de la fe.

Los rituales de recibir los collares, hacer Elegguá y obtener los guerreros son esenciales para eventualmente convertirse en santero o santera. Ejecutando estos se suele considerar medio asiento (la mitad del asiento). Pero para convertirse en un sacerdote o sacerdotisa de la santería requiere una ceremonia conocida literalmente como "hacer el santo", también conocido como "hacer orisha" a aquellos que se aferran a la forma más africanizada. El propósito de este ritual es condicionar la persona en mente y cuerpo para que todos los poderes sobrenaturales de su orisha puedan ser recibidos por el que está siendo ordenado, permitiéndole convertirse literalmente en el Orisha. Esta ceremonia, que requiere por lo menos dieciséis santeros o santeras, también se conoce como asiento. 

CUENTOS POPULARES DE ARABIA DEL SUR


En los antecedentes de la antigua Arabia del Sur, Daum comienza su libro observando la leyenda de la Reina de Saba que trae vastas riquezas al rey Salomón en la Biblia (Reyes a: 1-13 y 2 Crónicas 9: 1-12). La leyenda refleja la realidad: sabemos por los anales sobrevivientes del antiguo Irak que "Sheba" es la forma bíblica del nombre de un reino real en el sur de Arabia, Saba, que en la primera mitad del primer milenio a. C. fue gobernado por reinas. y participó en el comercio, en particular con incienso y mirra. "La capital de este reino, Ma'rib, poseía una famosa maldición, una de las maravillas del mundo antiguo, que permitía a la población aprovechar las lluvias estacionales de primavera y finales del verano. Allí existía una economía basada en la explotación del agua desde mediados del tercer milenio".

La religión de la antigua Arabia del Sur, observa Daum, es conocida por nosotros casi sólo a través de inscripciones, en una escritura que no representan vocales cortas. Por lo tanto, sabemos que el reino de Saba "adoraba a un dios supremo llamado LMQH", y los eruditos modernos, desesperados por encontrar una vocalización convincente de este nombre, por convención se han referido a él como "Almagah". También fue llamado "Raging" y "Ruiner", como el dios de la destructiva tormenta.

ORACIÓN A SANTA BÁRBARA CHANGÓ PARA HACER UNA PETICIÓN


Santa Bárbara en santería, es Changó vestido de mujer.

La analogía del orisha con la virgen mártir de Nicomedia, patrona de la artillería y la minería, fue fácil de asimilar no solo por los símbolos que la representan: espada, rayo y manto rojo, o por considerarse protectora contra los daños del temporal, los rayos y centellas, sino también por ciertos mitos yorubá recogido en la literatura del Ifá cubano en el que Changó, oricha yorubá de la virilidad, de los rayos y truenos, escapa de sus enemigos travestido con los trajes de una de sus esposas: Oyá Yansá.

Oración para hacer una petición 
a Changó-Santa Bárbara:

Mi querida Santa Bárbara,
mi amado Changó:

Nosotros sabemos que no sólo están
en el cielo , y en el monte,
te hemos visto
en los tiburones y corales
que hacen el canto de las sirenas.

Hoy te agradezco y te pido,
que vengas a nosotros como
imagen y semejanza,
danos tus manos y líbranos
de mordeduras de serpientes,
eternas y dolorosas,
de miradas despectivas
y del espejismo delirante
de todos esos que se creen
Dioses de vocación,
en nombre del mango y la guayaba.

RITUALES, MITOS Y CUENTOS BEREBERES EN EL SIGLO XX



Las fuentes del siglo XX para la religión en el norte de África son principalmente francesas. A menudo muestran una familiaridad admirable con la región, su población y sus idiomas. Aquí nos concentraremos en rituales, mitos o cuentos populares y posesión espiritual. En cuanto a los rituales, consideraremos el matrimonio, la circuncisión, la lluvia y las fiestas anuales.

Matrimonio 

En 1901, el orientalista francés Maurice Gaudefroy-Demombynes publicó una breve reseña de las ceremonias matrimoniales argelinas. Descubrió que entre los bereberes que vivían en los alrededores de Bone, en el noreste de Argelia, el novio venía por la noche a la tienda de la familia de la novia y mataba allí una cabra o una oveja. Esto fue visto como un rito particularmente inspirador. Gaudefroy-Demombynes observó que entre los beduinos de Siria se hacía un sacrificio similar: tan pronto como la sangre caía al suelo, el matrimonio se consideraba concluido. Podemos señalar que, como en Yemen, esta realización de una ceremonia por el novio en la casa de la novia es contraria a la norma ahora prevaleciente y parece arcaica. 

1905 vio la publicación de un estudio notable por otro investigador francés Auguste Moulieras, que describe una tribu antiislámica en el sur de Marruecos, los Zkara. Descubrió que su religión era un deísmo puro. Los varones solían ser circuncidados, pero no siempre, la operación se realizaba entre los diez y los quince años. 

En cuanto al matrimonio, se nos dice que la noche de la boda la novia fue visitada por uno de los directores espirituales de Zkara. Según informantes musulmanes cercanos, esto fue para desflorarla, pero según los propios Zkara, fue para interrogarla sobre su virginidad (aunque, admitieron, la práctica podría reflejar un ejercicio de largo tiempo reemplazado del "derecho de la primera noche'). Los vecinos musulmanes de Zkara también alegaron que participaban en una 'noche de error' anual, con relaciones sexuales promiscuas después de que se apagaban las lámparas ''.

SALUDOS DE LOS ORISHAS

 
En santería cuando se invoca a uno o varios santos, es imprescindible el saludo y este se hace en su idioma original: el yoruba. Es incomprensible para un santero llamar a un santo y no darle la bienvenida por su atención. 

Siempre y en primer lugar hay que llamar a Elegguá, ya que por privilegio especial, es alfa y omega, el primero en llegar y el último en despedirse. Sin su consentimiento ningún santo trabajará.

Una vez respetado el privilegio de Eleggua, cuando llames al santo al que quieras convocar debes hacerlo utilizando los siguiente saludos:


Eleggua se saluda:
laroye eleggua.

Oggun se saluda:
ke Oggun Oggun kobu kobu aguanile.

Oshosi se saluda:
de mata Oshosi.

Babalu aye se saluda:
jekua Babalu aye agranica.

Obatala se saluda:
jekua baba.